Publicidad:
La Coctelera

Posibles herramientas que permitan controlar y mejorar las conductas disruptivas en el aula:

* Brindarle amor y comprensión.
* Abrazarlo con frecuencia y mirarlo a los ojos para que sienta seguridad de nuestro apoyo
* Cambiarle los hábitos en el hogar y la escuela de estudio, juegos y entretenimiento.
* Apoyo de los padres y representantes es fundamental en este proceso.
* No sea excesivamente severo, controlador y limitante impidiendo la expresividad del estudiante.
* No sea excesivamente frágil en sus determinaciones con respecto al niño.
* Organizar hábitos y rutinas de aprendizajes que sean de su interés.
* Organizar grupos de trabajo e integrarlo.
* Los niños con conductas disruptivas deben estar "ocupados" con actividades de su interés.
* Los cuenta cuentos y dramatizaciones, son una actividad que los hacen expresar con intensidad emocional y acción gestual.
* Los juegos didácticos, motrices y sociales les calma y les relaja
* Es conveniente que tengan en el hogar una mascota que llene ese espacio de ocio.
* Aprender a manejar con tolerancia las situaciones que se presenten en el aula y hogar.

Ante lo anterior expuesto se puede resaltar la importancia del amor hacia nuestros niños sean hijos o alumnos, esto nos permite tener un acercamiento que es importante para su desarrollo. De igual manera los niños se sienten más queridos , sin dejar de ser " firmes" en caso de situaciones que requieran de nuestra " mano dura".

Herramientas para trabajar con niños con conductas disruptivas en el aula de clase

Los niños con conductas disruptivas en el aula de clase, requieren de una atención que amerita descubrir las posibles causas que ocasionen este tipo de conducta , de las cuales podemos mencionar la marginalidad, hiperactividad, prepotencia, sobre protección por parte de los padres y representantes, violencia física y verbal en el hogar , negativamente, falta de atención en el aula, des motivación, baja autoestima, poca integración con el grupo entre otras.

Los docentes estamos en la obligación de informar a los padres y representantes cuando un estudiante presenta una conducta fuera de lo normal dentro del aula y tomar las medidas pertinentes para corregir las posibles causas antes mencionadas.